Mental Care Perú

Mental Care Perú
Su salud mental es nuestra prioridad

jueves, 15 de octubre de 2009

TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL

Intervención psicoterapéutica en la que destaca de forma prominente la reestructuración cognitiva, la promoción de una alianza terapéutica colaborativa y métodos conductuales y emocionales asociados mediante un encuadre estructurado. La hipótesis de trabajo es que los patrones de pensamiento, llamados distorsiones cognitivas, tienen efectos adversos sobre las emociones y la conducta y que, por tanto, su reestructuración, por medio de intervenciones psicoeducativas y práctica continua, puede mejorar el estado del consultante

Los objetivos son acordados entre el terapeuta y el paciente formulándose un plan de intervención estructurado a la medida de las necesidades y características particulares evaluadas.
Se aprenderá nuevas formas de pensar acerca de las situaciones que le molestan. Además, aprenderá nuevas maneras de afrontar sus sentimientos.
La terapia cognitiva o terapia cognitiva conductual es un tipo de psicoterapia empleada para tratar la depresión, trastornos de ansiedad, fobias, y otras formas de trastornos psicológicos. Busca reconocer el pensamiento distorsionado que origina los trastornos y aprender a reemplazarlo con ideas sustitutivas más realistas.


ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA TERAPIA COGNITIVO – CONDUCTUAL:

Se desarrolla partiendo de la escuela estoica de la filosofía griega. Especialmente, a aquéllos en los que pensadores como Epícteto manifiestan, de modo terminante, que no son los "hechos" objetivos mismos los que perturban la dinámica del "alma", sino lo que "pensamos" -he aquí el principio cognitivo- en nuestro interior, en nuestra subjetividad, sobre esos hechos. De esta manera, el control de las reacciones de nuestra emotividad y conducta puede permanecer de continuo en nuestras manos. O dicho de otro modo más taxativo: somos -hasta cierto punto- como los creadores de nuestra salud o enfermedad psíquicas, de nuestra dicha o de nuestra desdicha.
Asimismo

En el siglo VI DC. Bajo los preceptos del Budismo, se evidencia principios similares al cognitivismo, tales como; el control de pensamientos, para su repercusión emocional o el llamado Nirvana, estado máximo de los pensamientos y su experiencia corpórea.


LOS PENSAMIENTOS COMO GENERADORES DE LAS EMOCIONES:

Las emociones que uno experimenta, tienen su origen en los pensamientos antecedentes, básicamente por las funciones de esta, como el procesamiento de información, la interpretación, el dar significados y las atribuciones sobre los diferentes hechos.
Por tal motivo la terapia Cognitiva consiste esencialmente en:
a) Identificar aquellos pensamientos irracionales que nos hacen sufrir e
b) Identificar qué es irracional en ellos; esto se hace mediante un trabajo de autoanálisis por parte del paciente, que el terapeuta debe promover y supervisar.

Cuando los pensamientos irracionales (falsos o incorrectos) son detectados, se pasa a la fase de modificación, que es central en la Terapia cognitiva y consiste en reemplazar los viejos hábitos irracionales por otros más ajustados a la realidad y a la lógica. Esto se hace mediante un esfuerzo para rechazar los pensamientos distorsionados y reemplazarlos por pensamientos más exactos y más alegres.

Cabe destacar que este esfuerzo de observación y crítica que el paciente hace de sus propios pensamientos distorsionados no debe confundirse con la tendencia conocida como "Pensamiento positivo" o de “Justificación”, que solo promueve el autoadoctrinamiento por medio de frases positivas u optimistas ("Merezco ser feliz", "soy una persona valiosa", etc), porque la Terapia Cognitiva se vale del pensamiento crítico para conseguir el cambio en sus pacientes y no de una imposición dogmática de pensamientos predeterminados.

La terapia cognitiva no es un proceso "de un día para el otro". Aún cuando un paciente ha aprendido a reconocer cuándo y dónde su proceso de pensamiento se ha torcido, puede llevar meses de concentrado esfuerzo el reemplazar un pensamiento inválido con uno más adecuado. Pero con paciencia y un buen terapeuta, la terapia cognitiva puede ser una herramienta valiosa en la recuperación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada